© Derechos reservados a www.clinicadeperiodoncia.cl
Inicio Profesionales Tratamientos News Contacto

News

ClinicadePeriodoncia.cl

Relación entre Periodontitis y Obesidad.

La creciente y constante aportación de novedades científicas y  clínicas sobre la asociación entre la periodontitis y el síndrome  metabólico y la obesidad precisa de una frecuente actualización de  conocimientos sobre este emergente campo de estudio. Tanto el síndrome metabólico como la periodontitis se asocian a la  inflamación sistémica y a la resistencia a la insulina, pudiendo  compartir una ruta pato-fisiológica común y estar ambas entidades  asociadas entre sí, y también con un mayor riesgo de  enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado, además, que  el tratamiento periodontal disminuye la inflamación sistémica en  aquellos pacientes que padecen síndrome metabólico. Estudios actuales intentar determinar si la obesidad y/o el síndrome metabólico se relacionan con la periodontitis y, en caso de ser así,  determinar en qué se basa esta relación y si es de tipo bidireccional. De hecho, a tenor de los trabajos evaluados, se pone de manifiesto la existencia de una asociación significativa entre la periodontitis y el índice de masa corporal, así como entre la periodontitis y el síndrome  metabólico. El mecanismo común que relacionaría dichas entidades parece que sería el desarrollo del estrés oxidativo, existiendo por  tanto una influencia de tipo bidireccional entre ambas enfermedades.

La Periodontitis Avanzada acorta significativamente la esperanza de

vida.

Tener una buena salud periodontal eleva la longevidad. Así de contundente se ha mostrado el Dr. Iain Chapple, profesor de Periodoncia en  la Universidad de Birmingham (Reino Unido), en el transcurso del seminario "Infecciones bucales y patología sistémica. Mecanismos e  implicaciones", que se celebra en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense y que cuenta con el patrocinio de  Colgate y la colaboración de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA).   Durante su intervención ha reconocido que "la periodontitis y la pérdida de dientes se asocia con un aumento de la mortalidad por  cualquier causa", ha identificado las principales causas de mortalidad en la población de los países desarrollados (la mayor parte de ellas  modificables), así como ha puesto el acento en la importancia que tiene la salud periodontal en la longevidad de la población; igualmente,  ha profundizado en los mecanismos que interrelacionan a la periodontitis con la diabetes y el estrés oxidativo. La periodontitis favorece una mayor mortalidad, sobre todo por su interrelación con la diabetes y con la enfermedad cardiovascular. La  evidencia en este ámbito es ya tan sólida que, incluso, se sugiere que las consultas odontológicas no solo permiten cuidar la salud bucal  de la población, sino que también pueden advertir sobre problemas de salud incipientes, ayudar a controlar los ya existentes o, incluso, a  prevenir la aparición de algunos de ellos. La periodontitis es una comorbilidad muy frecuente en nuestro medio que, según trabajos mostrados por el Dr. Iain Chapple, "eleva el  impacto de la inflamación sistémica y puede incrementar el riesgo de aterogénesis". El mayor paradigma en este nuevo enfoque de la  periodontitis se encuentra en una enfermedad como la diabetes. Y es que, entre otras cosas, se ha demostrado que una periodontitis  avanzada afecta negativamente al control de la glucemia en diabéticos, así como eleva el nivel de glucemia en personas no diabéticas. Tal  y como ha destacado el Dr. Chapple, "en diabéticos, existe una relación directa y dosis-dependiente entre la gravedad de la periodontitis y  las complicaciones de la diabetes". Además, recientes evidencias apuntan a que las personas con una periodontitis grave tienen un riesgo aumentado de desarrollar una diabetes. Estos efectos perniciosos de la periodontitis en la diabetes, y viceversa, pueden deberse a  distintos factores; sin embargo, a juicio del Dr. Chapple, "existe plausibilidad biológica de la hipótesis que sugiere que el aumento de la  inflamación sistémica que resulta de la entrada de bacterias periodontales en el torrente sanguíneo y sus factores de virulencia dentro de  la circulación pueden explicar esta asociación entre periodontitis y diabetes". En este contexto, también se ha apuntado el efecto de la  periodontitis sobre el equilibrio oxidativo en el organismo, "potenciando los mecanismos de estrés oxidativo que, de esta forma,  desencadenarían también otras enfermedades", afirmó el experto británico. La coexistencia de diabetes tipo 2 y periodontitis se asocia con signos de estrés oxidativo, inflamación elevada y dislipemia. Para Iain  Chapple, "el incremento de estrés oxidativo que resulta evidente cuando concurren diabetes y periodontitis puede contribuir al desarrollo  de dislipemia y a la disminución de la función de las células beta (una característica de los diabéticos)". Un hecho especialmente relevante es que se ha confirmado como el control de la glucemia es sensiblemente peor en los diabéticos con periodontitis que en aquellos que no lo son y, viceversa, un mejor control de la enfermedad periodontal facilita el manejo de los diabéticos. Recientes estudios han demostrado,  además, que llevar a cabo un tratamiento periodontal se asocia con una reducción aproximada de 0.4% en la hemoglobina glIcosilada  (HbA1C) a los 3 meses, un efecto clínico que es similar al que se consigue con la introducción de un segundo fármaco en la estrategia de  tratamiento antidiabético.

El Tejido Periodontal, una fuente ideal para el estudio de

enfermedades.

El Director de  Althia Health SL, y exdirector general de Terapias Avanzadas y Trasplante del Ministerio de Sanidad y Consumo, Augusto  Silva González, ha asegurado hoy que "ya se está utilizando con éxito tejido periodontal para crear nuevo tejido alrededor del diente, algo  que resulta especialmente importante desde el punto de vista de la regeneración del tejido periodontal dañado característico de  enfermedades tales como la periodontitis". Estas aportaciones se han realizado durante el Curso de "Infecciones bucales y patología sistémica. Mecanismos e implicaciones", "El empleo de células derivadas del propio tejido periodontal facilita enormemente la reconstrucción de ese tejido dañado (un hecho  fundamental, por ejemplo, para reconstituir el hueso maxilar y poder colocar un implante dental), de forma similar a lo que ya se está  haciendo con algunas lesiones articulares" Sin embargo, esta fuente de células madre, como es el tejido que rodea a las encías, también puede tener muchas más aplicaciones, aún  más ambiciosas y prometedoras. Como ha puesto de manifiesto el investigador Augusto Silva, "la región mandibular deriva de una misma  región embrionaria, siendo relativamente fácil transformar estas células periodontales en neuronas, por ejemplo". Aunque no se considera actualmente la posibilidad de implantar estas células procedentes de la boca directamente en el cerebro, sí que facilita el estudio in vitro  de enfermedades neuronales. Y es que, como opina este experto, "extraer células pluripotentes de la boca, a partir de un diente, es  infinitamente más sencillo y práctico que extraer directamente células cerebrales". La utilización de terapias avanzadas está impulsando nuevos abordajes de la reconstrucción periodontal. Pero, además, "este tejido  periodontal es una excelente fuente de información para estudiar mejor otras enfermedades, no ya solo neuronales", afirma Augusto Silva.  Para este experto, "no cabe duda que esta línea de investigación dará muchos éxitos en un futuro próximo y, por ejemplo, ya hay  proyectos en marcha para el tratamiento de patología periodontal con células derivadas del ligamento periodontal y de la encía". Además,  hay estudios de trabajo que están investigando enfermedades neurodegenerativas a partir de células pluripotenciales derivadas del diente.
News